jueves, 9 de enero de 2014

EXPERIENCIA CUMBRE
Erase que se era una bonita mañana de primavera, una pareja había hecho planes y como suele ocurrir no se realizaron, él no quería, puso excusa y discutieron, ella se marcho enfada, y dispuesta a que nada, ni nadie le amargase aquel estupendo día de primavera.
Se fue a pasear, su mente insistía en revivir y recordar la discusión, el enfado y el cabreo, mientras ella disfrutaba de los rayos de sol.
No se sabe cuando dejo de ser su mente, sus pensamientos, su enfado, para ser el árbol con sus hojas bailan por la suave brisa al sol.
Cuando soy la madre que amamanto a mi bebé sintiendo el placer, su  olor, o cuando soy el bebé saboreando el néctar y el latido familiar y acompasado.

Cuando era el anciano pasean con su cachaba, con sus pensamientos de juventud y sus dolores de vejez.


Cuando soy el perro oliendo la hierba y jugaba con la pelota que muerdo con una mezcla de rabia y de placer,  y que luego devuelvo a mi dueño para que me la tire de nuevo, y darme otra carrera y unos cuantos saltos más.
Soy la margarita, que recogía una niña, o tal vez soy  la niña entregándosela a su madre, y jugando “a me quieres o no me quieres”.
Ve y siente , soy el nonato, oído, me nuevo, “me has dado una patadita, siente como se mueve tu hermanito” le dijo a mi hija
Cuando era el sol radiante jugando con la sombras, o con las nubes como dulce de algodón.
Cuando era la ría con sus remeros y sus piraguas o simplemente una gota de agua.
Cuando era el niño que andaba en bicicleta, el deportista corriendo y recorriéndole cada gota de sudor, el esfuerzo, la fuerza.
En todos y en cada uno de esos instantes lo era todo y cada una de esas cosas, las campañas del reloj, las agujas con su lento y rápido movimiento, no había tiempo, no había espacio, no había ego, no había nada y en cambio era, soy  y estoy en todas y cada una de las personas, de las cosas sintiendo, siendo, viviendo.


En unos momentos era pasado, en otros era presente, y en otros era futuro, en cada instante lo que me rodeaba cambiaba dependiendo de los ojos del observador, era los ojos de los ancianos que veían otro paseo, otras casas, otras caras, era los ojos cerrados de nonato que me mostraban otro paseo, otros edificios, otras vida en mi vida.
Texto original de: Mª Asun Contreras























miércoles, 14 de noviembre de 2012

Empoderarme

1º A qué me comprometo para crecer y empoderarme

Me comprometo a saber lo que quiero, o en su defecto lo que no quiero, a ser positiva y hablar en positivo, a estar motivada, a ser creativa, a cambiar algunas de mis creencias personales, a tomar mis propias decisiones, a ser lo más asertivas posible, a terminando con mis dudas y mis temores, y para ello quiero y necesito vivir mi vida con excelencia siendo constante en mis metas y flexible con mis medios y mis resultados.

Para cumplir mi compromiso tengo que perdonarme a mi misma,  por mis miedos, por mis dudas, inseguridades,… me perdono por ser el juez de otros culpándolos y culpándome, y/o justificando/me, me perdono por haber ofendido, perdono a los demás por sus errores y a misma por los míos.
 
2º ¿Con qué obstáculos, me encuentro, los reconozco?
La vida nos presenta diferente desafíos, o retos, unos son conflictos con otras personas y situaciones, y otros son los obstáculos internos.
Yo de los primeros he tenido, tengo y por supuesto tender muchos y muy diferentes, unos buscados y otros encontrados porque están ahí y forman parte de la vida.
Mis obstáculos internos están relacionados con una baja autoestima debilitada por la realidad y/o las situaciones del momento, a veces me falta motivación, me siento frustración y con pesimismo, a veces tengo un exceso de perfección, pensamientos negativos, perjuicios y prejuzgar, además de algunas de mis creencias limitadoras y mis miedos reales e imaginarios.
Estos son algunos miedos que se me ocurren, hay muchos más, por supuestos  he incluido algunos de los míos, miedo al rechazo, miedo al fracaso, miedo a la muerte, miedo a la enfermedad, miedo al sufrimiento, miedo a la vejez, miedo de perder a mis seres queridos, miedo a perder dinero, miedo de perder el trabajo, miedo de perder la posición social, miedo a la violencia, miedo al cambio, miedo al fracaso, miedo al éxito, miedo a las relaciones,…etc.
Mis obstáculos internos no estaban antes de que yo llegara…los traje yo conmigo.
Mis obstáculos son señales de que necesito cambiar de dirección, son oportunidades para tomar otros rumbos.
La función de mis obstáculos es hacer que confié y que crea más en mi misma, en lo que sé, sobre todo cuando otras personas tratan de manipularme o convencernos de lo contrario, y también están para fortalezca mi carácter
Saber cuáles son las razones me es útil si me lleva a la claridad y el cambio.
Necesito la claridad para marcar mi propio rumbo y el cambio me hace ser más eficaz en mis logros o en mi desarrollo personal, en mi vida, en mi destino. Aunque también me conviene explorar el para qué. ¿Cuál es el propósito de mis obstáculos? ¿Para qué me sirven?
Los obstáculos también aparecen en mi camino para demostrarme cuán intensamente estoy interesada, lo que quiero y si lo quiero, lo que deseo y si lo deseo y que es lo que deseo, y para que decida cuanto y cuál es mi interés.
3º Cómo voy superando los obstáculos
Los obstáculos interiores son obstáculos mentales (pensamientos negativos) y saber que los limites están en mi mente, en mi interior, es saber lo que me detiene o paraliza, lo que no me deja ser creativa, ni crecer.
Cuando no estoy dispuesta a verlos, me cuesta más superarlos, al verlos, aceptarlos y con voluntad me hace más fácil el transformarlos.
Desarrollar mi capacidad de la resiliencia también me ayuda.
4º Cómo me cuido, qué cosas hago.
Procuro evitar la ansiedad, el estrés, personas y situaciones que me den mal trato.
Cuando tengo claro lo que quiero, cuando tengo proyectos, soy intuitiva, receptiva, generosa, y sensible, me cuido descansado y durmiendo lo suficiente.
Cuando bebo y como adecuadamente disfrutando de la gastronomía tanto en un restaurante, o cuando me invitan mis amigos o yo a ellos, o con la familia, cocinando conversando,...
Cuando juego con el ordenador, crucigramas, con mi pareja,…
Las relaciones son muy importantes para mí bienestar, tanto las que mantengo con mi marido (sensuales y sexuales), como mis amistades.
También cuido mucho mi aspecto tanto en mi apariencia física, como en la mental, síquica, emocional. Para lo cual me gusta regalarme, cómprame, y que me regalen, ropa, zapatos, complementos, perfume, cosmética, así como atender mi pelo, mis unas, y todo mi cuerpo con masajes tanto los que me dan como los que yo doy, y ejercicio físico (caminar, nadar, yoga, tai chi, biodanza, relajación, visualizaciones, paseando, meditación, masajes, jacuzzis, tratamientos,…) siendo creativa, e experimentando con nuevos conocimientos, nuevas cosas, y situaciones.
Disfruto de mis vacaciones, de mis viajes del turismo.
Cualquier fenómeno de la naturaleza, cualquier cosa por simple que sea que ella me proporcione, o un simple paseo por la playa, la montaña.
Disfruto de los juegos, espectáculos, música, baile, lectura, cine, de mis plantas, me gusta disfrutar viajando por internet, con mis blogs.
He disfrutado mucho con mi acogimiento de niños de Ucrania.
También de mi madurez, de ir envejeciendo y de cualquier cosa que me ayude a tener una vida más interesante y feliz.
5º¿Cómo me empodero y me desempodero?
Me empodero cuando se cuales son mis atributos y cualidades.
Cualidades: tengo curiosidad, me gusta conocer y aprender, tengo una mentalidad abierta y un juicio crítico, me gusta ser ingeniosa, original y creativa, soy practica, me gusta ver las cosas con perspectiva, me considero valiente, soy constante y perseverante, soy diligente, soy honesta, con vitalidad y pasión por las cosas, soy amable, simpática, generosa, amigable, cariñosa, cuidadosa, leal, se escuchar, tengo compatia, tengo consciencia y soy consciente, con sentido de la justicia y la equidad, soy capaz de perdonar, soy prudente, discreta y cautelosa, aprecio y gozo con la belleza y cualquier otra cosa que la vida y la madre naturaleza me ofrezca, soy agradecida, soy moderada, me gusta asómbrame y sorprenderme, tengo sentido del humor, sentido de la trascendencia, sé que hay algo más de lo que mis sentidos físicos me dejan y hacen que vea o que sienta.
Mis atributos como persona fisca son: que tengo un nombre, un domicilio, un patrimonio, un estado civil, y una nacionalidad.
Me desempodero con pensamientos negativos, culpado a los demás y a mí misma, cuando me expreso con la verdad absoluta, cuando encasillo a las personas, cuando pierdo mi capacidad de tomar decisiones, cuando no tengo una adecuada autoestima, cuando el miedo no deja que alcance mis objetivos, cuando me dejo manipular o cedo mi poder para liderad mi propia vida.

6 ¿Con qué pierdo autoridad?

Pierdo mi autoridad cuando no soy libre de los límites que ha creado mi ego. Para lo cual tengo que supera la victima que hay en mi interior, junto con mis sufrimientos, temores, miedos, mis problemas, y mis creencias limitadoras, creados por mi mente y mi ego.
Texto original de: Mª Asun Contreras
 
 

martes, 10 de abril de 2012

¿En que me siento fracasada y exitosa?

Ahora mismo no tengo motivos para sentirme fracasada, he sentido la sensación de fracaso desde muy pequeña:

Para mi madre nunca era, ni hacia o decía lo adecuado, o sea siempre tenía pegas, ya sé que no debería utilizar las palabras: nunca y siempre porque sé que no son reales, mi vivencia en cambio es esa, no he sentido nunca su aprobación. Desde niña me he sentido presionada y manipulada por mi madre, luego por mi hermano pequeño, aunque no lo consiguió.
Me he sentido fracase en los estudios ya que mi ambiente familiar no era motivador sino más bien lo contrario.
Me he sentido fracase en mis relaciones con las amigas, tenía una madre muy controladora, y era muy introvertida.
Mi relación con mi hermano mayor cuando éramos niños no fue buena, a medida que me iba haciendo mayor más buscaba su aprobación y apoyo.
Con los chicos también me costaba relacionarme y los novios fueron unos cuantos, así que también me sentí fracasada.
Laboralmente mis empleos han sido precarios y no han satisfecho mis expectativas.
No tengo hijos lo que en su momento también fue motivo de fracaso.
El día de mi boda fue frustrante y decepcionante. El viaje de novios no fue convencional, estuve al borde de la muerte y mi familia política no es acogedora.
Sé que nada hubiese cambiado si yo le hubiese dicho a mi padre que hiciera testamento pero es algo que durante un tiempo también fue un fracaso. También se que nunca hubiese conseguido que mi madre le diese la herencia a mi hermano mayor en puertas de la muerte. Como también se que por nada del mundo yo podría habré convencido a mi hermano pequeño de que le diese su herencia.
Mi baja autoestima me hacía pensar y sentir que yo fracasa en estos acontecimiento lo cual es un erro que muchos cométenos.
Las pérdidas son un punto de inflexión yo tuve dos en tres años más una operación a vida o muerte, lo cual aporta mucho estrés y depresión.
La traición de un hermano contribuye al sentimiento de fracaso.
Texto original de: Mª Asun Contreras


Me siento exitosa
Por cada uno de los acontecimientos vividos ya que de no ser por todos y cada uno de ellos no sería quien soy en estos momentos y no estaría en este momento tan bien.
Me siento exitosa por salir airosa de un ambiente familiar toxico.
Me siento exitosa por sintonizar con mi hermano mayor.
Me siento exitosa por la pareja que tengo.
Me siento exitosa por todo lo que he crecido y seguiré creciendo.
Me siento exitosa en todo lo que he emprendido, emprendo y emprenderé.
Me siento exitosa con la familia que estoy construyendo.
Me siento exitosa con todas las relaciones y amigos que tengo.
Me siento exitosa con el amor y cariño que recibo y con el que doy.
Me siento exitosa aportando mi cariño y conocimientos a aquellos que lo necesitan.
Me siento exitosa cuando ayudo y apoyo y evito dañar.
Me siento exitosa por no guardar rencor en mi corazón.
Me siento exitosa porque mis sueños se cumplen.
Me siento exitosa cuando incluyo y no controla a los demás.
Me siento exitosa por ser generosa y actuar con la cabeza y el corazón.
Me siento exitosa por amar a la naturaleza, a los niños, tener consideración y detalles con los ancianos.
Me siento exitosa cuando escucho, soy receptiva, e intuitiva.
Me siento exitosa porque mi conciencia está tranquila.
Me siento exitosa porque mi deseo es el de ser más y mejor cada día.
Me siento exitosa porque me considero una persona digna para mí misma sin necesidad de la valoración de los demás.
Me siento exitosa porque aprecio la belleza en cualquier aspecto de la vida.
Texto original de: Mª Asun Contreras


MI CREDO DEL OPTIMISMO
Me prometo a mí misma, ser tan fuerte que nada pueda perturbar mi paz interior y ser tan débil como para encontrar mis fortalezas.
Me prometo a mí misma, hablarme y hablar en positivo de la salud, la felicidad y la prosperidad a todas las personas que conozca.
Me prometo a mí misma, hacer que todas las personas sientan que son valiosos e importantes en sí mismos.
Me prometo a mí misma, mirar el lado bueno de todos los acontecimientos, de todas las personas y cosas, y hacer que el optimismo sea el objetivo de todos los que me rodean.
Me prometo a mí misma, sentirme tan entusiasta con el éxito de los demás como con el mío propio.
Me prometo a mí misma, aceptar los errores y penas del pasado y del futuro y aferrarse a los grandes logros que he alcanzado y que alcanzare en el futuro.
Me prometo a mí misma, tener un espíritu alegre y regalar a cada criatura que encuentre a mi paso una sonrisa.
Me prometo a mi misma, mejorar como persona y no gastar mi energía en las críticas, ni en las quejas.
Me prometo a mí misma, sentirme lo suficientemente fuerte no para preocuparme sino para ocuparme, sin sentirme culpable sino responsable.
Me prometo a mí misma, ser lo suficientemente nobles para encolerizarme por las injusticias.
Me prometo a mí misma, sentirme lo suficientemente seguros para no temer.
Me prometo a mí misma, ser digna y proclamarlo al mundo con mis hechos.
Me prometo a mí misma, no sentirme demasiado contenta para no ver que hay dificultades.
Me prometo a mí misma, ser fiel a lo mejor que hay en mí.
Versión de Mª Asun Contreras inspirado en el Credo de Christian D. Larson